G-16

sunlights

G-4

El mismo sábado en Cusco, fuimos a pasear por la ciudad y entramos por una calle llamada Loreto, la luz del lugar fue casi mágica. Caminamos por la zona, los restaurantes, y de ahí tomamos una parada fija en la piedra de los 12 ángulos. El arte inca es impresionante, pensar en tallar una piedra con cada ángulo diferente y lograr una construcción casi perfecta (en aquella época) es realmente un gran legado que por suerte se mantiene hasta estos días…

La luz se apagaba por el Oeste y veíamos como el sol iluminaba las calles, como una pieza de arte en sol y sombra impresionante. Las calles de piedra, las mujeres vestidas con sus ovejas y sus hijos al lado, todos en coro, con la misma frase: “Two dollars”. Definitivamente, el hecho de simplemente admirar la belleza del paisaje, con todas las luces y colores, valió para mí, bastante más que eso.

G-6

G-1

G-8

G-9

G-10

G-13

G-11

G-19

G-14

G-17

G-18

F: Gustavo Sarah-Vivanco
P: Sebastian Salon-Spa

Black Top Express
Ethnic Shorts Express
Coco Jolie Fur Vest
Artisan Handmade Hat, Socks & Bracelets
Steve Madden Booties

Lo mejor para recorrer una ciudad como Cusco, son dos cosas: uno, zapatos sin taco o zapatillas (queda clarísimo), y dos, vestirse en capas. El outfit que usé para esta caminata, fue de Express y el chaleco de plumas de Coco Jolie. Como ya me habían avisado que el clima de Cusco era “bipolar” (llueve un minuto, luego sol, luego está nublado, luego vuelve a llover…), lo mejor es considerar llevar diferentes cosas encima por si baja la temperatura: un sweater, un chaleco o una casaca, ayudan muchísimo. Lo que más me gustó de esta combinación, fueron los shorts de jean con bordados étnicos a los lados, combinados con una blusa negra, suelta y ligera para el clima, ambos de Express. Lo que me gusta de la blusa que no hace que se vea común, es el detalle atrás con cortes en la espalda, que le dan una onda más sexy y a la vez casual. De igual forma, usé unas botas negras estilo “biker” (súper cómodas), que combiné con unas medias incaicas, que aparte de dar un estilo diferente, combinaba a perfección con la ciudad. Finalmente, los brazaletes artesanales en conjunto con el sombrero (también comprados en la ciudad), terminaron de darle ese look bohemio y chic que buscaba. Casual, bohemio, cómodo, y esta ciudad mágica, que más se puede pedir?

Agradecimientos: Aranwa Hotels